Compartir publicación

La profunda crisis humanitaria que afecta a Venezuela se agudizó durante 2020, en medio de la pandemia de COVID-19. Prevalecieron las fallas en los servicios públicos, la escasez de gasolina y la hiperinflación.

En este escenario, aumentaron las amenazas, el hostigamiento, la persecución y la criminalización contra periodistas, dirigentes políticos opositores, activistas de derechos humanos, académicos y líderes de opinión por ejercer su derecho a la libertad de expresión.

A pesar de las restricciones de movilidad por la escasez de gasolina y por el decreto del estado de alarma y la medida de cuarentena, vigente a partir del 13 de marzo de 2020, a causa de la llegada de la pandemia de COVID-19, el 2020 llegó a ser uno de los años con mayores restricciones para la libertad de expresión. Venezuela ocupó el lugar 147 de 180 en la clasificación mundial 2020 de Reporteros Sin Fronteras (2020), en la que se evalúan las condiciones para el ejercicio de la libertad de expresión.

De acuerdo con el seguimiento a la situación de la libertad de expresión que realiza, desde 2002, la organización no gubernamental (ONG) Espacio Público, señaló que 2020 se ubica en el tercer lugar en relación con las violaciones a la libertad de expresión registradas en dicho año: 399 casos que sumaron 994 tipos de violaciones al derecho (Espacio Público, 2021).

Para seguir leyendo el más reciente informe sobre libertad de expresión en Venezuela durante 2020 de Luisa Torrealba Mesa haz clic en «descarga». Puedes leerlo en español e inglés.

Foto cortesía: Revista Comunicación, Centro Gumilla


Compartir publicación