Liuba Malpica Cruz: “Estamos en dos Venezuela paralelas, eso no quiere decir que el país se está arreglando”

“Estamos en dos Venezuela paralelas: una que recibe ingresos en dólares y otra que recibe bolívares. Por mucho que haya dólares en la calle, eso no quiere decir que Venezuela se está arreglando» fue el análisis que hizo Liuba Malpica Cruz, economista y docente universitaria, cuando esbozaba la situación económica del país del año 2021 y la que tendrá en este 2022. La declaración de la especialista la hizo durante la mañana de este miércoles 2 de febrero en el segundo encuentro virtual “Perspectiva País: ¿Qué esperar del 2022?” organizado por Medianálisis.

Malpica Cruz aclaró que la expresión popular surgida recientemente que indica que el país abandonó la crisis económica no es general y que la mejoría para este año en curso será “muy leve” pues el proceso de hiperinflación seguirá, pero no de manera voraz como en años anteriores. Detalló que para cambiar el gráfico descendente nacional será muy complicado porque existen factores de la dinámica que impiden ese “arreglo” total y que una muestra de ello es que la calidad de vida no mejora.

“En Venezuela se siente mejoría en ciertos sectores específicos, pero no quiere decir que todos tengan esa mejoría. Vivimos en un mismo país, pero no tenemos las mismas condiciones. Por mucho que un sector esté en bonanza eso no permea, no genera condiciones que impacte a toda la población. Hay muchos elementos o incentivos que se deben ejecutar para permitir que definitivamente logremos solventar la situación que estamos pasando y eso claramente sucede con un cambio político” declaró.

Acompañada por Andrés Cañizalez, director de Medianálisis y moderador de este encuentro virtual, la invitada explicó que en 2022 Venezuela reducirá “técnicamente” el proceso de hiperinflación pero que todavía el venezolano seguirá sufriendo los efectos de este encarecimiento de bienes y servicios porque las consecuencias de las malas políticas económicas del Estado contra la empresa privada están latentes.

«Para el año 2022 Venezuela pasará por una recuperación económica muy pero muy tímida. La dinámica de caída que dejó el año 2021 y el efecto pandemia ya se está paralizando, pero eso no está sucediendo en Venezuela sino en el mundo» enfatizó, al tiempo que agregó que «si en el país no se aumentan los niveles de producción, no soltaremos la hiperinflación y por eso los precios seguirán subiendo y subiendo.

La migración fue “una bocanada de aire” 

Para la economista, un síntoma que hizo creer que “Venezuela se arregló” fueron las remesas que empezaron a enviar los migrantes connacionales a quienes vivían aquí y que llegaron en una situación muy difícil.

Puntualiza que esas remesas auxiliaron a muchos venezolanos que no tenían ni cómo alimentarse y que eso llevó a que el país tuviera un alto movimiento de dólares y otras monedas en efectivo que sirvieron de respiro.

«Las remesas y la migración con sus ingresos en divisas sirvieron como una bocanada de aire. Estábamos en una situación muy difícil, pero Venezuela mitigaba un poco la crisis debido a la migración y a las remesas que enviaban los migrantes. Esto permitió que ciertas áreas se recuperaran porque esas remesas auxiliaron a ciertos sectores del país. Pero estos ingresos en divisas no quieren decir que estamos en una dolarización» aclaró.

Malpica Cruz acotó que, aunado a este fenómeno, ocurrió que el gobierno flexibilizó ciertas presiones a empresarios, inversionistas y comerciantes porque se dieron cuenta que no podían tener tanto control y esto permitió que la circulación de dólares oxigenara la dinámica económica nacional.

Pymes a comprar activos 

La audiencia que participó en este segundo encuentro virtual “Perspectiva País: ¿Qué esperar del 2022?” le consultó a la invitada de Medianálisis sobre cómo la pequeña y mediana empresa (Pymes) podría proteger su inversión ante la vorágine monetaria y la especialista ofreció un consejo sencillo pero contundente: comprar activos para luego comercializarlos.

Malpica Cruz expone que las Pymes “deben ser intuitivas y no perderse en la constante dinámica que tiene Venezuela» y por eso recomendó que su inversión para proteger su negocio es comprar activos que puedan sacarle provecho en el futuro. También destacó la importancia de ahorrar en dólares o cualquier otra divisa internacional porque es la manera más inmediata que tienen los inversionistas para protegerse.

Cuentas en dólares sin confianza 

En la conversación que tuvo la economista con Cañizalez surgió la interrogante sobre la situación actual del sector bancario y en específico se trató el tema sobre las cuentas en dólares que muchas entidades han promovido. Al respecto, Malpica Cruz dijo que esta tendencia surge propiamente de la crisis, la falta de dinero en efectivo y de una manera de solapar la falta de bolívares en físico y de forma digital que demanda el país.

Sin embargo, dijo que estas cuentas nacionales en dólares no han ganado el 100% de la confianza de los cuentahabientes o del venezolano en común porque detrás de esta modalidad está el Estado con sus recios controles. “En la medida de que el gobierno ponga las reglas de juego, esas cuentas no generan confianza en los ahorristas. Es una situación complicada porque no solo depende de eso sino también de las leyes que está legislando actualmente la Asamblea Nacional».

Y precisamente de ese tema del parlamento dijo que leyes recién aprobadas como la de Registros y Notarías, que ancla al valor del Petro (PTR) o en su defecto al valor del Bolívar los trámites en el Servicio Autónomo de Registros y Notarías (SAREN) y la Ley de Grandes Transacciones Financieras, lo que hace es que exista informalidad en la inversión y una fuga de impuestos.

“Mientras incrementas los precios de legalización como están ancladas al Petro, eso impacta en que haya menos legalizaciones. Si al inversionista le colocas registros e impuestos costosos se la estás poniendo muy difícil y eso incrementa la informalidad; el Estado debe ponerse de acuerdo para reducir los costos; hacer que los trámites de legalización no sean tan caros para que los inversionistas puedan legalizarse y así puedan pagar impuestos y alimenten el aparato productivo de Venezuela» cerró.