Compartir publicación

Apelamos a las reflexiones del maestro colombiano de ética periodística, Javier Darío Restrepo. A través de las diversas consultas que comenta en la página web de La Fundación Gabo, dedicada al periodismo, encontramos algunas pistas sobre el deber ser en la compleja relación de un periodista con su fuente.

Dice Restrepo, la característica principal en la relación periodista-fuente debe ser la independencia. Es el valor que señalan los códigos y los manuales de estilo, como indispensables en esa relación. Esa presencia reguladora de la independencia excluye cualquier clase de dependencia del periodista respecto de su fuente.

Resalta el veterano periodista que no puede construirse una relación de dependencia: es norma de la técnica periodística dudar de todas las fuentes, por eso se rechaza la información de una sola fuente y se ordena confrontarlas con otras. Y alerta que depender de una fuente única puede llevar a informaciones erróneas.

Tampoco puede depender de los intereses personales del periodista. Es elemental que si la fuente otorga favores al periodista, este quedará limitado para evaluar críticamente lo que diga la fuente, nos dice Restrepo.

La relación fuente-periodista no puede estar mediada por el afecto, la amistad o el parentesco: la dependencia tiene que ser neutralizada por un cotejo severo con otras fuentes.

 la finalidad -para el periodismo- de esta relación es muy claro: llegar a la verdad que se le debe al público, a la audiencia a la que se presenta la información.

La discusión sobre esta complicada relación entre una fuente y el periodista no es etérea. Justamente en estos días está dicha relación en medio del candelero público en Argentina, y envuelve a unos de los principales periodistas de investigación de ese país, Daniel Santoro.

Tras una primera denuncia del empresario Pedro Etchebest, se inició una investigación judicial en contra de una organización que presuntamente se dedicaba a realizar espionaje ilegal para después, con esa información, extorsionar a empresarios y otros personajes sobre la difusión de información privada.

Se le llama el caso D’Alessio, dado que a la cabeza de esta banda estaba el falso abogado Marcelo D’Alessio. Este era una fuente del periodista Santoro.

El caso lo lleva el juez federal Alejo Ramos Padilla, señalado por sus presuntos vínculos con el kirchnerismo.

El juez expuso en una sesión legislativa detalles del proceso y entre esos señaló que Santoro no sólo tenía al falso abogado como fuente, sino como que también le habría dado información a D’Alessio de otros periodistas que formaban parte del programa “Animales Sueltos”. Santoro luego de esto decidió separarse del espacio. Sigue siendo firma principal en Clarín.

Criminalización del periodista

El pasado 7 de agosto, el diario La Nación de Buenos Aires sintetizó la situación del reconocido periodista: Ramos Padilla procesó a Santoro por presunta coacción y tentativa de extorsión en la causa que investiga supuestos actos de espionaje ilegal y extorsión sobre distintos empresarios. El juez señaló que el periodista habría participado de al menos dos hechos, pero sostuvo que no formó parte de la asociación ilícita. A Santoro se lo investiga por la extorsión de D’Alessio sobre el exdirectivo de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Gonzalo Brusa Dovat, y del empresario Mario Cifuentes.

Dos organizaciones, una de periodistas y otra de medios, el Foro del Periodismo Argentino(FOPEA) y la Asociación de Entidades Periodísticas de Argentina (ADEPA) manifestaron su preocupación. Si bien reconocen que ser periodista no exime de ser llevado ante la justicia, también advierten que un caso como éste puede ser usado para criminalizar al periodista.

Este caso, desde mi punto de vista, debe ser una oportunidad para que se discuta, y no sólo en Argentina, qué tipo de relación se tejen con una fuente y hasta dónde llega esa relación cuando se trata de personajes oscuros o en acciones ilícitas quienes sirven de fuente al periodismo.

Autor: Andrés Cañizález

Este articulo fue previamente publicado en la web de Efecto Cocuyo


Compartir publicación