Compartir publicación

Es noticia aquello que es sorpresivo, inesperado. Ese es uno de los principios para poder explicar el por qué no todo lo que ocurre en una sociedad termina procesado como información. Hay muchísimos hechos cada día, pero no todos ameritan que se escriban noticias sobre ellos.

Cuando un hecho, inicialmente sorpresivo o inesperado, pasa a ser un evento cotidiano, que se repite cada día, va perdiendo de forma paulatina interés noticioso. Eso ocurre con los apagones en Venezuela. Cada día millones de venezolanos, en diferentes horas y zonas geográficas, se quedan sin servicio eléctrico durante varias horas. Tal situación, en la medida en que ha pasado a formar parte del paisaje cotidiano en el país, ha dejado de ser noticia.

Escribo un día domingo. Durante toda la semana previa he estado sin energía eléctrica durante 5 ó 6 horas diarias. Usualmente, aunque no hay un plan oficial de racionamiento, nos quedamos sin luz entre las 6 y las 7 PM. Algunos días la electricidad fue cortada dos veces el mismo día y posiblemente la gran novedad ha sido que este sábado, contrario a la rutina de apagones, también hubo corte.

Una situación similar se vive en buena parte del occidente venezolano. He comprobado a través de amigos y colegas periodistas que la luz falla de forma cotidiana en estados como Táchira, Mérida, Trujillo, Portuguesa y Falcón. Un capítulo aparte es el estado Zulia, la zona geográfica más castigada por la crisis eléctrica, incluso desde mucho antes que conociéramos los apagones nacionales prolongados de este 2019.

«No hay electricidad, no hay Internet y por tanto no hay información”

Una reciente visita que hice al estado Zulia, me permitió constatar la devastación ocurrida allí. La crisis eléctrica prolongada acabó con comercios, con actividades productivas. La crisis eléctrica colapsó los servicios públicos (transporte público, aseo urbano, agua) y lo que pude observar allí es el retrato del futuro venezolano en caso de que no se revierta el modelo que nos trajo a este punto.

Volvamos a la información. Los apagones son cotidianos, ocurren en muchos lugares, cada día afectan a millones de venezolanos. ¿Por qué han desaparecido las noticias de los cortes eléctricos? Pues porque ahora son parte de nuestra vida cotidiana. Quedarse sin luz, para decirlo llanamente, ya no es novedad, ya no es noticia en buena parte del país.

Esta es una arista del problema. La otra, y tampoco muy comentada, tiene que ver con el cómo quedarse sin energía eléctrica también deja a los ciudadanos sin información.

El apagón nos deja obviamente sin luz, como le llamamos popularmente en Venezuela al servicio eléctrico, también sin agua potable en muchísimos casos. Y nos deja, casi siempre, sin Internet. Mucha de la navegación que se hace hoy en Venezuela a través de la red se hace por el WIFI de casas u oficinas. Sin luz no hay Internet.

También he comprobado, es mi caso, que cuando sufro de un apagón también desaparece la señal de telefonía celular y por tanto los datos de Internet. La zona en la que vivo, al parecer, se queda sin luz de forma simultánea con la zona en la que están las operadoras.

Se va la luz y lo único que podríamos encender, si tenemos, es un aparato de radio, de esos de transistores que usan baterías. Muchas emisoras a nivel local no cuentan con plantas de emergencia para generar energía y por tanto, cuando hay un apagón también dejan de transmitir.

No hay electricidad, no hay Internet y por tanto no hay información.

En medio de los apagones que millones de venezolanos padecen cada día, en distintos horarios y en muy diversas regiones del país, tal vez prevalezca un deseo común. Y digo deseo, porque no hay información para saber si será el apagón de cada día o si se está en medio de un colapso general en el país, como ya ocurrió.

En mi caso, como otros tantos, sencillamente me encomiendo a Dios.

Este articulo fue previamente publicado en la web de Efecto Cocuyo

Autor: Andrés Cañizález


Compartir publicación