Compartir publicación

La Asociación Civil Medianálisis hizo un análisis a profundidad sobre los resultados del Índice Chapultepec en Venezuela, Panamá y Nicaragua, con las profesoras, investigadoras y periodistas Argelia Perozo, Raisa Urribarri y Lourdes Arróliga, conducido por León Hernández, investigador del CIC UCAB y coordinador del OVFN

Venezuela está en el puesto más bajo del ranking del Índice Chapultepec, junto con Nicaragua y Cuba

El desplazamiento forzoso al exilio de periodistas es una de las nuevas agresiones que se observan en los países Latinoamericanos donde se violenta la libertad de prensa, de acuerdo con la apreciación de Argelia Perozo durante su intervención en el conversatorio “Índice Chapultepec de la SIP: una mirada con especialistas”, presentado este miércoles 3 de noviembre por la Asociación Civil Medianálisis

En su intervención, la periodista e investigadora de la Universidad Católica Andrés Bello, UCAB, y miembro del equipo coordinador del Índice de Chapultepec en Venezuela, destacó que el estudio es bastante complejo e involucra a 154 personas de toda Latinoamérica, incluyendo a 22 corresponsales de los países que complementan la investigación con datos importantes.

Asimismo, se refirió Perozo que este año se enfocaron el tema de la violencia contra los periodistas y subrayó que el índice es un barómetro del estado de las acciones institucionales en materia de libertad de prensa y expresión; y además, que los elementos fundamentales repercuten en la influencia de los entornos legislativo, judicial y ejecutivo, en acciones desfavorables para la libertad de expresión.

La medición del instrumento impulsado por la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, se hace con base en cuatro dimensiones o ejes: ciudadanía informada y libre de expresarse, ejercicio del periodismo, violencia e impunidad y control de medios.

La SIP también ha reflejado esta crisis en torno a la libertad de prensa a través del Índice Chapultepec, colocando a Venezuela en el puesto más bajo del ranking, junto con Nicaragua y Cuba. “Nos llama la atención de este índice, que se registra de manera objetiva la cantidad de agresiones a la prensa en los países, además también se puede encontrar otro tipo de nuevas agresiones, como el caso del desplazamiento forzoso al exilio”, precisó la investigadora.

El mandato de la Declaración de Chapultepec, que fue adoptada por la Conferencia Hemisférica sobre la Libertad de Expresión celebrada en la capital de México en 1994, se discutió en el evento online que organizó la Asociación Civil Medianálisis para hacer un análisis a profundidad sobre los resultados del Índice en tres países de Latinoamérica, Venezuela, Panamá y Nicaragua, con la participación de un panel  de calificados ponentes integrado por las profesoras, investigadoras y periodistas Argelia Perozo, Raisa Urribarri y Lourdes Arróliga, bajo la conducción del profesor León Hernández, destacado investigador del CIC UCAB y coordinador del OVFN.

Información controlada en Panamá

La periodista e investigadora del Centro Internacional de Estudios Políticos y Sociales de Panamá, Raisa Urribarri, manifestó por su parte que hay una información controlada, pero no existe una censura abierta, en ese país que actualmente ocupa el número 9  en el índice de Chapultepec 2021, donde –aclaró-no hay apagones ni se está viviendo una situación de restricciones informativas, comparado con otros países donde sí sufren este tipo de limitaciones.

Urribarri comentó que Panamá se encuentra en el rango con pocas restricciones para la libertad de expresión y prensa, aunque destacó que en cuanto a los entornos hay algunos que tiene influencia fuerte, tal como es el caso del entorno ejecutivo, con mayor incidencia en la dimensión B, relacionada al ejercicio del periodismo.

“La situación de emergencia nacional, que fue decretada por motivo de la pandemia, no afectó a periodistas o medios de comunicación en cuanto al tema de movilidad”, expuso en su intervención la periodista, y resaltó que lo que sí se ha hecho notorio son las limitaciones para el acceso a la información en cuanto al proceso de vacunación.

En este sentido, comentó que en Panamá “hace falta mayores cuotas de transparencia en cuanto a los datos del Gobierno”, pese a que existen planes de gobierno abierto y un portal de información pública, aseguró que el tema de la transparencia sigue siendo una demanda colectiva y ciudadana, de periodistas y medios, y representa todo un reto para el Estado.

Destacó además que, en los dos últimos años, se han hecho esfuerzos en cuanto a la radio y televisión de servicio público, con canales abiertos en AM y FM, tv abierta, con una oferta informativa variada e interesante, valiéndose de alianzas y enlaces como el Movimiento Ciencia de Panamá.

Raisa Urribarri sugirió que se debe cuidar y alimentar lo positivo, las situaciones se pueden hacer mejor o peor, como fue el caso de República Dominica, donde más creció, contrario a Argentina, que fue el país donde retrocedió la libertad de expresión. 

Una nueva amenaza de agresión en Nicaragua

Por su lado, la destacada periodista que se ha desempeñado en diversas labores por la defensa de la libertad de expresión en Nicaragua, Lourdes Arróliga, expuso cómo se muestra el Índice de Chapultepec 2021 en dicha nación.

“No resulta sorprendente que Nicaragua, Cuba y Venezuela ocupan los últimos tres lugares del barómetro por segundo año consecutivo, como los países que tienen menor libertad de prensa”, manifestó Arróliga.

Desde el año 2007 cuando el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, retornó al poder, los medios de comunicación social han vivido situaciones críticas, incrementando la violación a la libertad de expresión, la libertad de información y el acceso a la información pública.

Para Lourdes Arróliga, las reformas a la Seguridad Social fueron el detonante de las protestas ciudadanas que iniciaron el 18 de abril de 2018, en la que decenas de periodistas fueron físicamente agredidos y amenazados, además del robo de sus pertenencias y equipos de trabajo por parte de grupos progubernamentales, lo que originó un exilio forzoso de los trabajadores e integrantes de la prensa, a fin de resguardar su integridad y la de sus familias.

Ante estos casos, la periodista Lourdes Arróliga precisó que ahora “el desplazamiento forzoso representa una nueva amenaza de agresión en Nicaragua”.

Como caso más sonado dentro de los vejámenes a la prensa en la nación nicaragüense está el asesinato, aún sin esclarecer, del periodista, reportero y camarógrafo Ángel Gahona, a quien le quitaron la vida mientras hacía una cobertura periodística en directo y a través del Facebook Live del noticiero El Meridiano.

Las protestas se intensificaron por la represión gubernamental que dejó un saldo de entre 300-350 muertes y más de 1.200 heridos, entre ellos 16​ estudiantes, periodistas, campesinos y opositores al Gobierno.

Tridente de leyes sepulta las libertades públicas en Nicaragua

Lourdes Arróliga comentó también que las tres leyes que aprobó la Asamblea Nacional en Nicaragua, en diciembre de 2020, la Ley de Agentes Extranjeros, la Ley de Ciberdelitos y la Ley de Crímenes y Odio, entierran la libertad de prensa en ese país centroamericano.

También comentó que, en mayo de este año, la Fiscalía General de la República abrió una investigación en contra de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, por el supuesto delito de lavado de dinero; esta es una organización civil políticamente independiente, que ha hecho trabajos por la defensa y consolidación de la libertad de expresión e información en Nicaragua, explicó.

Para ver el conversatorio completo, solo debe hacer click en el enlace: https://youtu.be/MDWONVSD41o


Compartir publicación