Venezolanos hacen maromas para vencer la mala conectividad de internet

En este momento estás viendo Venezolanos hacen maromas para vencer la mala conectividad de internet

*Comerciantes y personas que dependen del teletrabajo cuentan los métodos que aplican para poder tener internet en sus quehaceres diarios

*El Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP) refleja en un informe de una encuesta por ellos realizada que el 61,8 % no cuenta con el servicio de Internet en el hogar

*En este 2021 se han desarrollado varias soluciones privadas para tener buena conexión a internet, pero ninguna es barata

Una polea ubicada a tres metros de altura sostiene una cuerda y una cesta. Cada vez que lo necesita, un comerciante del sector La Cañada, municipio Zamora del estado Falcón, coloca un punto de venta dentro de la canasta y lo eleva a metros de su local para que el sistema pueda conectarse a internet y así cobrarle a los clientes que lo visitan. Es como una piñata infantil, pero esta no se golpea sino que se intenta conectar para lograr el objetivo de la transacción exitosa.

Esa es una de las formas que han aplicado algunos comerciantes en Venezuela para sortear las fallas de internet, y así lo refleja la publicista y comunicadora social Josnelly García, en un video publicado en su twitter. El material audiovisual podría confirmar lo que publicó en enero de 2021 el informe Digital 2021, de la empresa Hootsuite, en el que ubica al país en el segundo lugar del Internet móvil más lento del mundo.

Las maromas que hace el comerciante son quizás la metáfora de lo que viven los venezolanos, cuando la firma Ookla hizo la  comparación de la conectividad del país con respecto a la media que tiene el mundo. Detalla este reporte, que la velocidad promedio de bajada del internet móvil en Venezuela es de 7,48 megabytes por segundo (Mbps) y el único país que tiene un internet más lento en el planeta es Afganistán donde la velocidad es de 6,62 Mbps.

Los datos de Digital 2021 sorprenden más del caso de Venezuela cuando se detalla que el promedio mundial de la velocidad de internet se ubica en 42,1 Mbps y la clasificación la lidera Catar con una velocidad de 178,01 Mbps y en América Latina el país con mejor conectividad es México con 32,03 Mbps.

Y es que los embates del mal internet que sufre el comerciante en el video, también los padeció Karina Peraza, periodista que desde Barquisimeto trabaja para varios medios de comunicación independientes a nivel nacional y para el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP). Desde hace dos años, aproximadamente, sus labores diarias como madre de una niña que ve clases en línea por el factor pandemia y sus tareas periodísticas se han complicado a partir de la precaria conectividad que tenía con una empresa privada.

“Mi trabajo es haciendo monitoreo diario a todos los medios de comunicación social, pero con la velocidad que tenía era imposible. Me retrasaba todo. A veces no tenía conexión ni en la mañana, ni en la tarde, hasta el punto que tuve que cambiar mis hábitos de trabajo y hacerlo de madrugada. El monitoreo que podría hacer en una semana, duraba hasta un mes”, confesó Peraza cuando explicaba algunas de las consecuencias que tuvo en su vida dada la calidad del servicio de conectividad.

Esta comunicadora social vive al oeste de Barquisimeto y, a pesar de que tenía conexión a internet con una empresa privada, lo calificaba como un “mal servicio”; opinión que coincide con el más reciente informe del Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP) en donde reflejan los resultados de una encuesta aplicada a 7 mil 400 personas en 12 ciudades del país.

Lo dicho por Peraza concuerda con la respuesta del 50,7 % de las personas encuestadas por OVSP, cuando se le consultó si valoraban de forma negativa el desempeño del servicio de internet que tenían. El informe de esta organización también refleja que el 61,8 % de los consultados en la docena de ciudades no cuenta con el servicio en su hogar por distintas razones, que van desde lo logístico, hasta por razones económicas.

Un dato relevante de la investigación es que el 67,5 % de los consultados se encuentra suscrito al servicio de la operadora estatal CANTV, seguido de un 12,2 % afiliado a Intercable y un 8,4 % a empresas pequeñas y, según los encuestados, Porlamar (62,2 %), Ciudad Bolívar (59,8 %) y Caracas (58,7 %) son las ciudades donde calificaron el peor servicio.

Preocupación latente

Que en 12 ciudades de Venezuela el internet sea precario es una preocupación latente para los expertos, pues las telecomunicaciones son reconocidas como un servicio esencial para la sociedad actual, hasta el punto que tienen rango constitucional y forman parte del derecho humano de comunicación.

La profesora universitaria y especialista en Políticas y Planificación de la Comunicación Social en América Latina, Elizabeth Safar, en unas “jornadas de libertad de comunicación” producidas por el  Centro de Investigación de la Comunicación de la Universidad Católica Andrés Bello (CIC-UCAB) y la Asociación Civil Medianálisis, expresó que los venezolanos que no tienen internet hacen que un país esté al borde del colapso, pues no tienen posibilidad de comunicarse e informarse.

Safar acotó que en la actualidad el Estado aplica una política contraria a la de asegurar la calidad de los servicios públicos y el sistema de comunicación del país no escapa a la crisis que embarga a otros servicios como el agua y la electricidad, entre otros.

Y es precisamente el eléctrico es uno de lo que más ha golpeado el servicio de internet. En distintos informes del Instituto Prensa y Sociedad capítulo Venezuela (Ipys Venezuela), la Asociación Civil  Promedehum y la organización no gubernamental VE sin Filtro han reflejado que la conectividad ha disminuido paulatinamente desde los mega apagones del año 2019, y que se ha incrementado con los distintos cortes programados que aplica el gobierno al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) como medida de ahorro energético y las consecuencias de la pandemia.

Andrés Azpurua, director de VE sin Filtro, organización que reporta restricciones de internet en Venezuela, dijo que desde el inicio de la cuarentena los servicios de internet en Venezuela han caído de forma dramática en la mayoría de los operadores de este servicio. Esto se debe a que existe un consumo de datos mucho más elevado, ya que la gente busca qué hacer y con qué distraerse desde casa.

Detallan que desde el 12 de marzo de 2020, un día antes de que Nicolás Maduro decretara cuarentena colectiva en seis estados del país, la organización Netblocks ha reportado que tres apagones han afectado la conectividad en el país y tres plataformas han sido bloqueadas.

El 12 de marzo a las 12:30 p.m. ocurrió una falla del sistema eléctrico que afectó la conectividad en ocho estados de Venezuela: Táchira, Mérida, Barinas, Zulia, Trujillo, Falcón, Portuguesa y Lara. Esta situación hizo recordar a la tragedia que sufrieron los venezolanos en 2019 cuando se registraron dos mega apagones de casi una semana y el 96 % del país estaba totalmente desconectado de internet.

Y a pesar que esa problemática de la energía eléctrica que sucedió hace casi tres años, el panorama actual no ha cambiado según la organización Ve Sin Filtro, citado en el reporte de Promedehum, donde hacen monitoreo, por ejemplo del estado Mérida, donde durante julio de 2021 los apagones y cortes eléctricos incidieron en el servicio de conectividad de internet en Venezuela.

“El 14 de julio, a las 12:00 p.m. una grave falla en CANTV afectó la conectividad a internet a nivel nacional, registrándose caídas de internet en al menos 22 estados. La conectividad en Venezuela cayó a un 50 %”, indica el informe en el que agregan que, el 16 de julio, otros proveedores de internet  también presentaron caídas en sus servicios. Movistar y Netuno fueron los más afectados. Según los datos publicados, este último dejó sin internet a la totalidad de sus usuarios.

Una solución que no es barata

La periodista Peraza libró una lucha contra su operadora privada de internet para que mejorara el servicio. Debido a la mala conectividad que tenía, comenzó a exigir soluciones por atención al cliente de la empresa y hasta por redes sociales.

Detalla que era tan malo el internet que tenía que hasta perdió un trabajo por esta situación. Cuenta que en un medio digital informativo, debía hacer reportes audiovisuales diarios, pero que enviando el material duraba hasta 5 horas y nunca pudo cumplir con el cierre establecido por la directiva de la web en la que laborada.

“Con el trabajo del portal web vivía estresada porque pasaba toda la tarde pegada frente a la computadora tratando de enviar el video. Me sentía muy frustrada y no sabía canalizar la frustración. Los niveles de estrés llegaron hasta el punto que me salieron machas en la cara o el cabello se me caía y, del mismo trabajo, me indicaron que no seguirían conmigo por mis fallas de internet y porque no había rapidez en el envío de material”, expresó con angustia la periodista.

Debido a esto, Peraza adquirió un dispositivo de internet portátil conocido como “wipod” que incluía una línea de datos de la teleoperadora Digitel que le solucionó su falla de conectividad, pero que le afectaba considerablemente el bolsillo, pues el pago de la renta y los datos extras que consumía eran caros.

Otra solución que optó recientemente fue la de contratar con una proveedora de internet, llamada ThunderNet, que le ofrecía conectividad de 50 megas por el costo de 35 dólares mensuales y la instalación rondaba entre los 180 y 250 dólares estadounidenses, que muchas personas no pueden costear sabiendo que el sueldo mínimo venezolano es de Bs. 10, oficializado por el gobierno desde mayo de 2021. 

Y es que, precisamente en Venezuela han emergido diferentes empresas privadas ofreciendo conectividad por fibra óptica, pero sus servicios no son nada asequibles, como lo refleja un reporte de El Diario. Esta situación también la constató IPYS, en junio de 2021, en un reporte titulado “Servicios de internet inasequibles” en el que indicaban que, a pesar de que los costos de internet puedan estar dentro de los más bajos de la región, los mismos siguen siendo elevados para la población más desprotegida, en medio de una crisis humanitaria compleja.

La investigación del instituto detalla que los costos para hacerse con un plan de datos en Venezuela pueden variar dependiendo de la prestadora del servicio. Los proveedores móviles Digitel y Movistar establecen el costo por cada gigabyte, para el 9 de junio, en Bs. 2,4 y Bs. 1,2 (actualizado de acuerdo a la reconversión monetaria).

Acota IPYS que en el caso de la estatal Movilnet no se hallaron datos disponibles ni actualizados en sus canales oficiales de comunicación, las únicas tarifas conocidas recientemente fueron difundidas por el portal Banca y Negocios, donde se señaló que el paquete de 800 megabytes (MB) se ubicó en un monto de Bs 1,5 (actualizado de acuerdo a la reconversión monetaria).

Foto cortesía